Iglesia unida, Iglesia fuerte – Noticias

0
47

Necesitamos una iglesia en la que la unidad sea un bien innegociable, que se base en la Palabra y que esté comprometida en el diálogo y apoyada en el equilibrio.

Por Erton Köhler
17 de octubre de 2020

La unidad en la Iglesia es algo idealizado por Dios y confirmado en Su Palabra (Foto: Shutterstock)

“Por tanto, si sienten algún estímulo en su unión con Cristo, algún consuelo en su amor, algún compañerismo en el Espíritu, algún afecto entrañable, llénenme de alegría teniendo un mismo parecer, un mismo amor, unidos en alma y pensamiento” (Filipenses 2:1-2).

La Iglesia Adventista del Séptimo Día es conocida por muchas características. Su mensaje es bíblico, su estructura es sólida, sus miembros son misioneros y su servicio a la comunidad es relevante. Pero una de las marcas más fuertes es su unidad. Estamos en 213 países del mundo y mantenemos un mismo mensaje, estructura y misión, que forman el trípode de nuestro funcionamiento. Es esta unidad la que prepara el terreno para la actuación del Espíritu Santo, nos hace fuertes y le da vida a la misión.

Unidad no es lo mismo que uniformidad. Es por esto que convivimos con diferentes culturas, ideas y estilos dentro de los límites definidos por la Palabra de Dios. ¡Qué emocionante es escuchar a la Iglesia, en sus reuniones mundiales, cantando el himno ¡Oh, qué esperanza! Tantos idiomas, muchas diferencias, pero un mismo pueblo.

En Sudamérica somos 2.5 millones de miembros y casi 30 mil congregaciones. Hay realidades muy diferentes entre los países y también dentro de ellos. Es un gran desafío mantener una unidad sólida, el mensaje puro y la misión fuerte. Pero, como Iglesia Adventista, estamos intentando hacer lo mejor posible a pesar de los desafíos. Trabajamos con oración, diálogo y base bíblica. Siempre intentando honrar el nombre de Dios en todo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here