La verdad bíblica y la bondad en la fe y la práctica

0
548

dic 13 2017
|
Silver Spring, Maryland, Estados Unidos
|

La verdad bíblica y la bondad en la fe y la práctica

El presidente de la Iglesia Adventista del Séptimo Día da a conocer declaración sobre la homosexualidad y la Iglesia.


Durante décadas, la Iglesia Adventista del Séptimo Día ha dejado muy claro mediante declaraciones y pautas votadas oficialmente su posición bíblica sobre la sexualidad humana. En los últimos tiempos han surgido algunas interrogantes respecto de las creencias y prácticas de la iglesia en relación con la homosexualidad y otras cuestiones relacionadas con ella. La presente declaración reafirma nuestra posición bíblica y procura y alienta un enfoque cristiano de este asunto que presenta tantos desafíos.

En primer lugar, debemos recordar que “la Iglesia Adventista del Séptimo Día reconoce que cada ser humano es valioso a la vista de Dios y procura ministrar para beneficiar a todos los hombres y mujeres en el espíritu de Cristo. Creemos también que por la gracia de Dios y gracias al aliento recibido de parte de la comunidad religiosa, una persona puede vivir en armonía con los principios de la Palabra de Dios”. [1]

Como adventistas del séptimo día “creemos que la intimidad sexual pertenece solamente al ámbito de la relación matrimonial entre un hombre y una mujer. Ese fue el modelo divino establecido en la creación . . . Ese modelo heterosexual queda afirmado a lo largo de todas las Escrituras. La Biblia no deja lugar para la actividad o las relaciones homosexuales. Están prohibidos los actos sexuales fuera del círculo del matrimonio heterosexual”. [2]

Aunque esa comprensión bíblica acaso no se encuentre en armonía con las cambiantes normas sociales, como adventistas del séptimo día debemos edificar nuestra fe y práctica solamente sobre la eterna e inalterable Palabra de Dios.

Creemos que “el matrimonio fue divinamente establecido en el Edén y fue afirmado por Jesús como una unión de toda una vida de compañerismo amante entre un hombre y una mujer”, [3] por lo tanto, las “uniones entre personas del mismo sexo”, no son bíblicas, ni aceptadas dentro de la Iglesia Adventista.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

I agree to these terms.