Home Noticias Adventista La verdad bíblica y la bondad en la fe y la práctica

La verdad bíblica y la bondad en la fe y la práctica

954
0

dic 13 2017
|
Silver Spring, Maryland, Estados Unidos
|

La verdad bíblica y la bondad en la fe y la práctica

El presidente de la Iglesia Adventista del Séptimo Día da a conocer declaración sobre la homosexualidad y la Iglesia.


Durante décadas, la Iglesia Adventista del Séptimo Día ha dejado muy claro mediante declaraciones y pautas votadas oficialmente su posición bíblica sobre la sexualidad humana. En los últimos tiempos han surgido algunas interrogantes respecto de las creencias y prácticas de la iglesia en relación con la homosexualidad y otras cuestiones relacionadas con ella. La presente declaración reafirma nuestra posición bíblica y procura y alienta un enfoque cristiano de este asunto que presenta tantos desafíos.

En primer lugar, debemos recordar que “la Iglesia Adventista del Séptimo Día reconoce que cada ser humano es valioso a la vista de Dios y procura ministrar para beneficiar a todos los hombres y mujeres en el espíritu de Cristo. Creemos también que por la gracia de Dios y gracias al aliento recibido de parte de la comunidad religiosa, una persona puede vivir en armonía con los principios de la Palabra de Dios”. [1]

Como adventistas del séptimo día “creemos que la intimidad sexual pertenece solamente al ámbito de la relación matrimonial entre un hombre y una mujer. Ese fue el modelo divino establecido en la creación . . . Ese modelo heterosexual queda afirmado a lo largo de todas las Escrituras. La Biblia no deja lugar para la actividad o las relaciones homosexuales. Están prohibidos los actos sexuales fuera del círculo del matrimonio heterosexual”. [2]

Aunque esa comprensión bíblica acaso no se encuentre en armonía con las cambiantes normas sociales, como adventistas del séptimo día debemos edificar nuestra fe y práctica solamente sobre la eterna e inalterable Palabra de Dios.

Creemos que “el matrimonio fue divinamente establecido en el Edén y fue afirmado por Jesús como una unión de toda una vida de compañerismo amante entre un hombre y una mujer”, [3] por lo tanto, las “uniones entre personas del mismo sexo”, no son bíblicas, ni aceptadas dentro de la Iglesia Adventista.

Aunque entendemos que la “homosexualidad es una manifestación de las alteraciones y quebrantamiento de las inclinaciones y relaciones humanas causados por la entrada del pecado en el mundo”, afirmamos que independientemente de su orientación sexual, todas las personas son queridas por Dios. No condonamos el hecho de discriminar o hacer distinción de ningún grupo en particular para menospreciarlo o ridiculizarlo, y menos todavía para abusarlo. Aun así, la Palabra de Dios, que trasciende el tiempo y la cultura, no permite un estilo de vida homosexual”.[4]

Con el propósito de brindar orientación respecto de la práctica de estas creencias, el 8 de abril de 2014, la Junta Ejecutiva de la Asociación General votó las pautas contenidas en el documento “Respuesta ante las actitudes culturales cambiantes respecto de las prácticas homosexuales y otras prácticas sexuales alternativas.[5]

Esas pautas repasan el ideal divino en cuanto a la sexualidad y el matrimonio y abordan el tema de la relación de la iglesia con la legislación civil, en lo que respecta a la homosexualidad y otras conductas sexuales alternativas. Esas pautas afirman que “la Iglesia Adventista del Séptimo Día considera la totalidad de la Palabra de Dios como su autoridad última en cuanto a verdad, doctrina y estilo de vida. . .”[6]

Una sección clave de ese documento, “Las libertades morales y religiosas de la Iglesia”, expresa:
La Iglesia Adventista del Séptimo Día anima a todas sus congregaciones, empleados, ministros dirigentes, organizaciones y entidades, a poner en alto las enseñanzas y prácticas religiosas respecto de la feligresía, el empleo, la educación y las ceremonias matrimoniales, lo que incluye oficiar una boda. Esas enseñanzas y prácticas religiosas se basan en las instrucciones de la Biblia respecto de la sexualidad humana, y se aplican igualmente a las relaciones heterosexuales y homosexuales. Es inconsecuente con la comprensión por parte de la iglesia y de las enseñanzas bíblicas el admitir o mantener como miembros de iglesia a personas que practican conductas sexuales incompatibles con las enseñanzas bíblicas. Tampoco es aceptable que los pastores o las iglesias adventistas brinden ceremonias matrimoniales o sus instalaciones para parejas del mismo sexo .[7]

Esas pautas vuelven asimismo a enfatizar que “cada ser humano, más allá de su sexo, raza, nacionalidad, clase social, fe, u orientación sexual, merece ser tratado con respeto y dignidad por la Iglesia Adventista y las entidades y organizaciones mediante las cuales se dedica a la misión divina”.[8]

Al instar a la fidelidad hasta el mismo fin, Elena G. White, autora inspirada y cofundadora de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, escribió:

“Todo el universo contempla con interés indecible las escenas finales del gran conflicto entre el bien y el mal. Los hijos de Dios se están acercando a las fronteras del mundo eterno; ¿qué podría resultar de más importancia para ellos que el ser leales al Dios del cielo? A través de los siglos, Dios ha tenido héroes morales; y los tiene ahora en aquellos que, como José, Elías y Daniel, no se avergüenzan de reconocerse como su pueblo particular”[9]

Reconociendo que estamos viviendo en el tiempo mismo del fin, permanezcamos fieles a las creencias y prácticas de la Palabra de Dios, y al mismo tiempo, “expresando la verdad bíblica con la bondad misma de nuestro Señor Jesucristo”[10]

Ted N.C. Wilson es presidente de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.


 

[1] “Homosexualidad”, declaración oficial votada por la Junta Ejecutiva de la Asociación General el 3 de octubre de 1999, www.adventist.org/en/information/official-statements/statements/article/go/-/homosexuality/
[2] Ibíd.
[3] “Uniones del mismo sexo”, declaración oficial votada por la Junta Ejecutiva de la Asociación General, 17 de octubre de 2012. www.adventist.org/en/information/official-statements/statements/article/go/-/same-sex-unions/
[4] Ibíd.
[5] “Respuesta ante las actitudes culturales cambiantes respecto de las prácticas homosexuales y otras prácticas sexuales alternativas”, 18 de abril de 2014, Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día, Concilio de Primavera 2014. www.adventist.org/en/information/official-statements/guidelines/article/go/-/responding-to-changing-cultural-attitudes-regarding-homosexual-and-other-alternative-sexual-practice/
[6] Ibíd.
[7] Ibíd.
[8] Ibíd.
[9] Elena G. White, Profetas y Reyes, p. 108.
[10] “Respuesta ante las actitudes culturales cambiantes respecto de las prácticas homosexuales y otras prácticas sexuales alternativas”, 8 de abril de 2014.

https://news.adventist.org/fileadmin/_processed_/csm_prez_5efde33528.png

Source link

Previous articleReligious Liberty leaders meet in Italian Senate
Next articleReformation events take center stage in Serbia

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here