Respuesta de la NAD ante las muertes recientes y agitación racial en los EE.UU.

0
88

Respuesta de la NAD ante las muertes recientes y agitación racial en los EE.UU.

La Iglesia Adventista del Séptimo Día en América del Norte está respondiendo a los trágicos asesinatos de Ahmaud Arbery en Georgia, Breonna Taylor en Kentucky, George Floyd en Minnesota y otros eventos recientes que demuestran claramente la brecha racial que destruye la calidad de vida para tantos y el tejido mismo de nuestra sociedad democrática. Como cristianos, condenamos tales acciones de odio y violencia y pedimos que se haga justicia para las víctimas y sus familias.

Se han levantado muros de separación que sirven para destruir los derechos esenciales de la dignidad humana, la autoestima y la libertad. Estos derechos son necesarios para que todos los americanos vivan y prosperen en sus comunidades locales. Algunas de las personas a quienes se les ha confiado la protección de todos los miembros de la sociedad han quebrantado su pacto solemne de servir a los demás; especialmente a los necesitados. Los americanos nunca deberían tener que vivir con el miedo de salir en público solo por el color de su piel o su origen étnico. Podemos y debemos aspirar a algo mejor.

Instamos a todos los miembros de nuestra iglesia a considerar en oración cómo interactúan con todos en sus comunidades. Les pedimos que hablen en contra de la injusticia y el odio, tal como lo hizo Jesús cuando estuvo en esta tierra. Podemos marcar la diferencia para aquellos que son marginados y traicionados por otros, y debemos proporcionar un foro para las voces de las víctimas del odio y el racismo. Nuestras acciones pueden hablar más fuerte que las palabras. Podemos liderar con el ejemplo en cómo tratamos a los demás y exigir que todas las personas sean tratadas de manera equitativa y justa. Como la fe cristiana con mayor diversidad étnica en los Estados Unidos, nuestras voces representan a casi todas las comunidades de este país. Deben ser escuchados mientras servimos para sanar nuestras comunidades fracturadas con el amor y la compasión de Jesús.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

I agree to these terms.